LAURA MARTÍN ÁNGEL

LauraTocar el tambor es conectar y desconectar, escuchar, sentir y compartir.

Me parece increíble poder formar parte de un proyecto en donde un lenguaje universal como es la música pueda estar sonando en diferentes puntos del planeta generando oportunidades, cambios y aprendizajes tan potentes estando a la vez conectados. Para mí es un intercambio enriquecedor continuo personal y social, en el aquí y en el ahora en donde la conexión va construyendo el mañana.

¿Si ha cambiado algo en mi vida? Siiiii. En agosto me colgué un tambor y todavía no me lo he quitado. El levantarse todos los martes con una sonrisa porque hay ensayo. El conocer muuuchas personitas grandes e increíbles. Aprender a descargar, recargar y compartir energía de otro modo.

Ntonsee pasa que mi cuerpo y mi cabeza vibran de un modo diferente ahora. Destacar como se convierte en “uno” cuando nos juntamos…

Con 200 tambores conseguiríamos aporrear mas fuerte el tambor para que se nos escuche bien lejos.

Contribuir a crear un sonido capaz de transformar la realidad.

Anuncios

PABLO MARTÍN SOSA RODRÍGUEZ

pabloTocando el tambor doy rienda suelta a mi expresividad, libero tensiones y conozco gente nueva.

Formo parte de este proyecto a través de la amistad que tengo con los miembros de Bloko del Valle, y por cuestiones de solidaridad.

Ahora los jueves por la tarde son infinitamente más divertidos.

Destacaría que esto nunca para, que siempre busca.

Con 200 tambores conseguiríamos el doble de lo que conseguimos con 100.

VERÓNICA DUQUE NOGAL

VerónicaNunca había tocado ningún instrumento porque siempre he sido muy consciente de no tener ese don. Pero he encontrado el surdo medio que me gusta y soy muy capaz de tocar. Por lo que me he quitado esa espinita que tenía clavada.

Llevaba mucho tiempo buscando una actividad de éste tipo, cuando un amigo me envió información del taller de Santa Cruz no me lo pensé.

¿Si ha cambiado algo en mi vida? Si, la verdad es que he encontrado una nueva afición que me divierte y me hace sentir bien. Además me gusta que el dinero de los talleres vaya a parar a un proyecto tan bonito y necesario.

Destaco el buen rollo que transmiten todos los que forman parte de este proyecto.

Con 200 tambores conseguiríamos muchos blokos por toda la isla. La podíamos liar cuando nos juntásemos…

CARLOS ELEJABEITIA

carlosTocar el tambor es una forma de expresarme y dar rienda suelta a mis ganas de ritmo, un forma de canalizar mis deseos de aprender.

Formo parte de este proyecto porque integra a personas solidarias, alegres y responsables, dispuestas a crecer y ayudar a crecer; porque cree en sí mismo.

El proyecto ha añadido muchas horas de satisfacción a la semana.

¿Qué destacaría del Bloko?  Siéntate que te cuento. Muestran que con recursos muy limitados se pueden obtener resultados magníficos desde la confianza en uno mismo, la innovación, la alegría y la creatividad, siendo flexibles para aprovechar al máximo las oportunidades que se presentan sin perder los valores que unen y mueven al grupo; poniendo a las personas primero y trazando el propio camino; que se puede disfrutar del trabajo necesario hasta llegar a la siguiente meta y que siempre hay nuevas metas por alcanzar.

Con 200 tambores conseguiríamos convencer a muchos más observadores, escépticos e indecisos para participar e involucrarse en este movimiento solidario.

Podemos hacer que muchos niños cumplan sus sueños

Ramadan en lamu10
Ver vídeo – 2’19”

Vuestras aportaciones van a hacer que nuestros proyectos solidarios sigan su curso.  Los tambores donados hace 5 años han logrado milagros como el que veis en este vídeo. Con un poco más de ayuda, este proyecto puede ANIDAN Blokodelvalle13-2033crecer y extenderse por los cinco continentes… sólo es cuestión de proponérselo. SúmaT y participa, en primera persona, de esta maravillosa aventura.

JAVI HERNÁNDEZ URIZ

javiTocar el tambor para mí representa conectar con la gente, conmigo mismo y con el universo. Tocar es la mejor terapia que he conocido para cargar las pilas y sacar lo mejor de mí.

Formo parte por un cartel que vi, una coincidencia de la vida. Sigo formando parte porque soy feliz en el proyecto y no concibo mi vida sin esta gran familia!!!

¿Si ha cambiado algo en mi vida?  Claro!! Expresarlo no es fácil, al menos con palabras. Siento formar parte de algo de lo que merece la pena formar parte, algo que construye, algo que cambia realidades. He ganado amigos, ilusiones y ritmo, mucho ritmo! Si todo esto además sirve para llevar a cabo proyectos en otros lugares y que más gente se contagie de esta corriente positiva de cambio solo me queda decir…VAMOLOOOOOOO!!!!

Pasó que los astros se alinearon y juntaron a un montón de gente con ganas de hacer cosas y de compartir. Destacaría la sensación de pertenencia, como familia, también la transparencia, la onda, los proyectos para hacer de la música una forma de vida para gente que está abocada a futuros más oscuros…y mucho mucho mas!!!

Con 200 tambores conseguiríamos que nos oigan!!! En menos de un año más de 100 personas que no tocábamos el tambor lo estamos haciendo y estamos aportando nuestro granito de arena para cambiar la realidad.

Más tambores, más gente, más gente, más cambio. BUENISIMOOOOO!!!

RAQUEL GONZÁLEZ HERNÁNDEZ

RaquelTocar el tambor significa tocar dentro de mí, lugares que antes no había conocido.

Disfruto a la par que ayudo con una iniciativa solidaria. ¿Qué más puedo pedir?.

Mi vida personal ha dado un giro de 180º, “Tambores para la Convivencia” me ha devuelto cosas que creí perdidas.

Destaco la humanidad de este proyecto y sobre todo, que muchas personas distintas entre sí, aunamos esfuerzos para que las cosas suenen bien y salgan adelante.

Con 200 tambores conseguiríamos más sonrisas, que hacen mucha falta.

FABIÁN DEL VAL OLIVES

FabianPara mi tocar el tambor representa una conexión tremenda con mi propia energía, ya que prácticamente vibro cuando toco, y una conexión con todos mis compañeros, ya que en ese momento formas parte de un todo mágico, indescriptible.

Llegue de casualidad (mejor causalidad), ahora sé que el destino me llevo a ser partícipe de esta experiencia tan enriquecedora, un proyecto de colaboración y ayuda desinteresado y mágico, donde estoy conociendo gente que vibra y siente como yo.

He descubierto que estoy en uno de los momentos más enriquecedores a nivel personal que he vivido nunca. Soy tremendamente FELIIIIIIIZZZZZ. No puedo sino dar las gracias por ser parte de este todo.

Destaco el buen rollo, el amor que se respira, el deseo loco del siguiente ensayo, del siguiente encuentro, de verlos a todos, de sentir esa energía tan indescriptible. Os quiero.

¿Qué podríamos conseguir con 200 tambores? ¡Puuufff! Una tormenta, un subidón, un orgasmo, el NIRVANA. Eso va a ser, ( Dios, ¿cómo lo digo? ), no encuentro las palabras, pero va a ser digno de vivir.

SABINA CABRERA RIEU

sabinaTocar el tambor es un enlace muy personal con la música y el ritmo, hace que descargues tu energía siguiendo una melodía, más o menos coordinada, que en el caso de la batucada, además forma parte de un conjunto.

Aunque comencé porque quería probar algo nuevo, el proyecto ha llegado a cautivarme mucho más de lo que esperaba, me ayuda a apartar el ego y colaborar con un grupo de personas con mi mismo sentimiento, ganas de pasarlo bien y amor por la música sabiendo que además tu pequeña aportación tanto económica como moral colabora con un proyecto que tan bien está haciendo para gente que creyó que nunca iba a tener una oportunidad así.

Bloko del Valle no es sólo un grupo de percusión, es una fuente de energía y de buen rollo, cada uno de sus integrantes va a tocar con una actitud contagiosamente positiva y colaboradora. Y las personas que están detrás son cercanas e increíbles, siempre dispuestas a ayudarte en cualquier aspecto, Erika hace que quieras implicarte más y dar lo mejor de ti, y esta siempre dispuesta a tender su mano a todo el mundo, Unai siempre es capaz de levantar tu animo y motivarte para hacer el ganso en cualquier esquina, con Natacha comprendí que puedo ser capaz de tocar un instrumento y saltar y bailar a la vez y Gotzon es una fuente de inspiración en sí.

Creo que este Bloko puede lograr cualquier cosa que se proponga.